He lamentado cosas, pero ni un sólo día de los que pasé con ella.
Black eyed María, no more

Comme je vais à cacher et je vais recouvrir le tout avec des feuilles entières de fluides de vous laisser aller.

Un poema a medias tintas serán letras borroneadas, una pluma que te ofrece homenajes a la nada, entera dame tu boca, no la mitad de tus labios que me endulzan con sus besos, y me escupen con agravios.
"Si un día la vida te arranca de mi lado, si murieras lejos de mí; no me importaría si no me amas, yo también me moriría."
Para que nada nos separe, que no nos una nada

27.8.10

Así, tan desorbitante como decidida, tendría que ser para todo. Pero no, acá aparecen los desperfectos, lo que me delata, en forma ciega, sorda pero no tan muda, algo totalmente correcto y pleno, que evidencia que no soy más que una pendeja. No me estoy dando cuenta de que quejarme no hace diferencias significativas en mi vida, tampoco el correr en vez de caminar, o el tomar gaseosas light sólo porque me incomoda que me vean comiendo como si la gula fuese mi motor. Encajar se vuelve patético, predador, aunque en ciertos casos inexhorablemente, es mi tragedia. Lo digo así porque por el no saber amoldarme a las rutinas ajenas bailé en cuatro colegios diferentes y me subí a dos colectivos para que al bajar me diera cuenta que no estaba en casa, sino en Morón, pero eso es un fiasco aparte. Insospechablemente mi problema con las personas arranca desde el minúsculo detalle de la ofensa, y mi idea no es volverme la víctima. Bueno, a decir verdad, a raíz de contar ciertas cosas me tengo que victimizar. Pero claro, dirán algunos ( ya saben, los que jamás soportaron mi presencia), a ÉSTA - o sea yo- le encanta ser víctima de todo. Sí, es cierto. No puedo ayudar a mi egoísmo, soy testaruda y me gusta complacerme. No encuentro muchos placeres, más que el reír, escribir, leer y el sexo de a uno.